lunes, 15 de diciembre de 2008

UN VINO PARA ACOMPAÑAR EL PLATO NAVIDEÑO


El plato navideño, tradición centenaria, que reúne a la familia venezolana, para compartir las experiencias del pasado año y las metas del venidero. Ardua tarea, elegir un vino para maridar el multisensorial plato, primero porque el vino, no es parte de nuestras costumbres culinarias, aunque hay que reconocer, que últimamente ha ganado mucho terreno, y segundo, por la infinita cantidad de sabores que componen esta tradición decembrina. Todo un reto para los conocedores y una aventura para los aficionados.

Difícil la tarea de encontrar un vino que acompañe el Plato Navideño, porque en el están presentes, una gran variedad de platillos de diferentes sabores, con múltiples ingredientes cada uno.
Entre los principales platillos que encontramos, está como maestra de ceremonia, la popular y multisápida Hallaca, amalgama de culturas centenarias, que encuentra en cada hogar venezolano una variante que la hace única e inmejorable, de allí el dicho “La mejor hallaca es la que hace mi mamá”; A esta reina la escoltan la suculenta ensalada de gallina y el delicioso pan de jamón, los cuales contraponen sabores que enriquecen el plato y su degustación. Aparte, con mucha frecuencia nos encontramos, como platillos adicionales, el sabroso jamón planchado y el jugoso pernil. Todo esto sin contar los deliciosos postres, entre los más famosos, el tradicional dulce de lechosa o toronja, los crujientes turrones, o la suculenta torta negra o torta de navidad.

Para acompañar esta amalgama de sabores, en lo que al plato principal se refiere, voy a recomendar tres alternativas a escoger, de acuerdo a las preferencias personales de cada quien, la primera sugerencia es un blanco robusto, pudiese ser un chardonay y mejor si tiene un poco de añejamiento en madera, esto con el objetivo de que la comida no sobrepase al vino, como segunda alternativa, voy a sugerir un vino tinto, joven, de taninos medios, no puede ser muy fuerte o arropará el plato, anulando el placer de su degustación, y la tercera propuesta, consiste en un espumante, preferiblemente brut, esto porque a mi me parece que los espumantes son tan versátiles que van bien con casi cualquier comida. Escoja la alternativa que mas le guste, reúnase con amigos y familiares y compartan la experiencia, elijan otra y revivan la experiencia, lo mas agradable del vino, es que nos incita a disfrutar de los placeres gastronómicos y de la buena compañía. Para el postre, cualquier vino dulce, como un porto, un pedro ximenes, o un late harvest, puede funcionar muy bien, al igual que un espumante, en este caso un demisec.
Pero no se ciñan ciegamente a estas recomendaciones, lo mas hermoso del vino es el placer que nos produce al degustarlo, por lo tanto, aventúrese, experimente, y evalúe lo que mas le gusta a usted, y disfrútelo, con conciencia, en unión de sus seres queridos. Feliz Navidad, Próspero Año Nuevo y Salud!

1 comentario:

CHEF57 dijo...

gracias por tan excelente sugenrencia para nuestro plato navideño, lo combine con un brut espumante y quedo extraordinario para mis comensales. Feliz navidad y muchas bendiciones y exito para el 2009.