sábado, 29 de marzo de 2008

Burbujas, para esa Noche Especial



A propósito del Matrimonio.


Para esa noche única, irrepetible, que enciende pasiones, que nos tiñe de rubor, envuelta de romanticismo, que alimenta la ilusión, que nos llena de luz y que perdurará en nuestras mentes por toda la vida, la bebida que mejor nos puede acompañar no puede ser otra que el néctar de las celebraciones, un espumoso, que con su brillo ilumine la noche con una luz tenue y romántica, nos refresque la ilusión con su efervescencia, y acompañe los rubores con un picor que enciende el espíritu y que nos eleva hasta el infinito.

“Es como tomarse las estrellas”, así describió, el Champagne, Pierre Perignon, resumiendo en 5 palabras, un millón de sensaciones. Dom Perignon, como también se le conocía, era un Monje Benedictino, tesorero de la Abadía de Hautvillers, a principio de los años de 1.600, a quien se le atribuye el descubrimiento y refinación del primero de todos los espumosos, el Champagne.

Encontramos que los espumosos se producen en casi cualquier parte del planeta, y se le conoce bajo diversos nombres, dependiendo de la zona productora. Encontramos, entre muchos otros, el Champagne francés, el Cava español, el Prosecco italiano, así como muchos otros espumantes, sin nombre propio, que son producidos en otros países, tales como, Argentina, Chile, y humildemente con gran éxito en Venezuela.

Productores.
La casa Moet & Chandon, no solo es el productor de Champagne, mas grande del mundo, sino que tiene una serie de inversiones a nivel mundial, desde las cuales produce y comercializa espumantes de primera calidad, tales como, Chandon Argentino, Extra Brut, el cual recomiendo por ser uno de mis preferidos, La casa Segura Viudas, perteneciente al Grupo Freixenet, produce un Brut Reserva, de primera calidad, y entre los locales, Los Brut de Pomar, blanco y rosé, son excelentes.

Los espumantes los podemos clasificar de acuerdo a su color y de acuerdo a su dulzor. Por su color, los blancos, serios, orgullosos, con alcurnia, y los rosados, románticos, intrigantes y seductores; Y por su dulzor, desde los mas secos, serios y robustos, Brut, Extra Brut, Brut Nature, hasta los mas dulces, y sutiles, Sec, Demisec y Doux.

¿Cuál escoger?
Para escoger el color, nuestro criterio de selección debe girar en torno a nuestro estado de ánimo, si nos sentimos románticos, definitivamente un rosé nos acompañará mejor.
La selección respecto al dulzor, va definitivamente de la mano de la comida que acompañará, para comidas saladas, los Brut, destacan mejor las sensaciones gustativas, para postres y dulces, los Demisec, realzarán nuestra experiencia sensorial.

Al escoger para esa noche tan especial, recuerde que el mejor vino, es el que mas le gusta a usted, así que la elección, es totalmente personal, pruebe las diferentes opciones, lo cual resulta un ejercicio, por demás muy agradable, y decídase por la que a usted y su pareja mas placer le produzca, de esta forma nunca podrán estar equivocado, y de seguro harán de esa noche la mas especial de sus vidas. A su ¡Salud!




(Publicado en el Carabobeño 19/07/2007)