lunes, 3 de marzo de 2008

VINOS ESPUMOSOS






Los vinos espumosos son sinónimo, de celebración, fiesta, alegría. El juguetón “pop” del corcho, cuando salta, abre nuestros sentidos a la diversión. Sus burbujas son seductoras y acompañan bien casi cualquier comida. A pesar de su aristocrático origen, hoy día es consumido y producido en casi cualquier rincón del planeta. Su alta acidez natural, su efervescencia y la temperatura de consumo, sumamente baja, hacen de estos vinos, auténticos estimulantes de nuestros sentidos

HISTORIA
La historia comienza con el más famoso de los Vinos Espumosos, El Champagne. Por los años 1.600, un Abate de nombre Pierre Perignon, llamado Dom Perignon, fue nombrado tesorero de la abadía de Hautvillers, y entre sus quehaceres estaba la elaboración y guarda del vino. Lo frío de la región hacía que en invierno se detuviera temporalmente la fermentación, por lo que procedían a embotellar el vino, y luego al llegar la primavera, y elevarse la temperatura, la fermentación se reanudaba pero ahora dentro de las botellas. Esto hacía que el gas, subproducto de la fermentación quedase atrapado en el líquido. En busca de corregir lo que asumían como un defecto, Dom Perignon perfeccionó el arte de la mezcla de vinos y posteriormente el proceso de la segunda fermentación, ahora si, con el objetivo de garantizar las burbujas en el vino. A este método se le llama Método “Champenoise” o Método “Tradicional”.
Debido a la gran aceptación de este vino, a nivel mundial, productores alrededor del mundo copiaron el método, y hasta inventaron otros, para fabricar vinos espumosos. Incluso llegaron a copiar el nombre, Champagne, sin embargo, hoy día, ningún productor de vino espumoso de calidad, usa el término “Champagne”, ni siquiera “Champaña”, para nombrar sus vinos.

PARA QUE SEA CONSIDERADO ESPUMOSO
La cantidad de gas atrapado debe ser suficiente para formar espuma mientras es servido, y debe permanecer burbujeando mientras se toma, formando rosarios de burbujitas que se mantienen activos por largo rato. No se llama vinos espumantes, a los vinos con gas residual de la fermentación, que apenas se percibe como un agradable picor en la lengua, y que son llamados vinos de aguja, tales como el Vinho Verde, portugués. Desde el punto de vista técnico, un vino es de aguja si la presión dentro de la botella a 20 grados centígrados es menor a tres atmósferas, mientras que los vinos espumosos mantienen una presión aproximada de seis atmósferas.

METODOS DE PRODUCCIÓN DE ESPUMOSOS
El método mas famoso es el “Champenoise” o método tradicional, es a través del cual se produce el Champagne, y consiste en una doble fermentación del vino, esto se hace mas o menos de la siguiente manera, primero se fermenta el vino de manera normal, luego este vino será utilizado como vino base, al que se le inducirá una segunda fermentación, agregándole azúcar y levadura, y embotellando la mezcla, para que el gas de esta segunda fermentación quede atrapada en el líquido, luego se conducen las lías (sedimentos de la fermentación) al cuello de la botella, por gravedad, y para eliminarlas, se congelan rápidamente se destapa la botella logrando que la presión expulse el tapón de lías, por último, se rellena la pérdida de líquido con licor de expedición, se coloca el corcho con su bozal de alambre, y se etiqueta para su venta. Existe una variación al método “Champenoise” que es el método “Tranfer” o de “Transferencia”, este se diferencia con el primero en la forma de eliminar las lías, en este método se vacían las botellas en un tanque presurizado para ser filtrado el vino y se vuelven a llenar para tapar etiquetar y que salgan a la venta.
El segundo método más importante, fue introducido en 1907 por Eugene Charmat, quien patentó el método que lleva su apellido “Charmat”, también conocido como método “Granvas” o “Chaussepied”, en el cual la segunda fermentación es inducida en grandes tanques de acero inoxidable, herméticamente cerrados, para que el gas quede igualmente atrapado en el vino. Este método, acelera el proceso y abarata los costos de producción. Debido a que el vino está en contacto con las lías por menos tiempo, los espumosos producidos con este método no tienen la complejidad de los producidos con el método tradicional.
El tercer método en importancia lo que hace, es introducir gas carbónico directamente al vino base, como se hace con un refresco, este es el método utilizado para producir los espumosos mas baratos y de menor calidad del mercado y que tienen como característica burbujas grandes que rápidamente desaparecen del vino.

ALGUNAS DENOMINACIONES DE ORIGEN
Las denominaciones de origen de los vinos espumosos son numerosas, y los encontramos en muchos países del mundo, entre los más destacados, y organizados por países encontramos:

FRANCIA
Champagne
Comenzamos por la más famosa de todas, “Champagne”, ubicada en la zona noreste de Francia, en ésta se utilizan las cepas Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonay, y por supuesto el método de elaboración es el método “Champenoise” o “Tradicional”.
Loire
Esta región situada al suroeste de París, produce vinos espumosos “Vins Mousseux”, producidos con ensamblaje de las unas Chenin blanc, Chardonay, cabernet-sauvignon y cabernet franc. Con el método “tradicional”. Llamados Crémant de Loire.
Alsace
Con el uso del método “champenoise” y las cepas, Pinot blanc, pinot noir, pinot gris, Chardonay, riesling y Pinot auxerrois, producen los famosos espumosos, llamados Crémant d’alsace
Hay muchas otras zonas en Francia que producen vinos espumosos menos afamados como “Bodeaux” y “Bourgogne”, entre otros.

ESPAÑA
La denominación española, mas conocida en España, y la segunda mas conocida en el mundo, es el “Cava”, el cual se produce en la España Catalana, al Noreste del País, utilizando el método tradicional, pero con una mezcla de al menos una de las siguientes cepas: Macabeo, Xharello, Parellada, y Chardonay.

ITALIA (Spumante)
Asti
Asti spumante y Moscato d’Asti, se elabora al norte de Italia, en la zona del Piemonte, utilizando la cepa moscato, y a través del método “Charmat”.
Trento
Se produce al norte de Italia, en la zona de Traentino, apegados al método “Tradicional”, y elaborado con las uvas Chardonay y Pinot Noir.
Prosecco
Región de Veneto al norteoeste de Venecia, utilizando uva prosecco, y con los métodos “Tradicional” y “Charmat”.

Aparte encontramos una serie de vinos espumosos sin denominaciones de origen oficiales que se producen en los siguientes países:

ALEMANIASekt, término usado para los espumosos, son elaborados normalmente con las cepas Pinot Blanc, Riesling, y con cualquiera de los tres métodos “Tradicional”, “Charmat” o “Gasificado”, sin embargo, si se elabora con el tercero nombrado, deben llevar la cita “Vino hecho con la adición de dióxido de carbono“”.

SOUTH AFRICA (Sparkling)
Cap Classique es el nombre que reciben los espumantes más famosos de este país, elaborados a través del Método “Tradicional”, principalmente con las cepas Pinot Noir y Chardonay,

USA (Sparkling)
California
En esta extensa zona, se producen espumantes, principalmente, con las cepas autóctonas de la “Champagne”, Chardonnay, Pinot Meunier y Pinot Noir, a través del método “tradicional”.

AUSTRALIA (Sparkling)
Las variedades Pinot noir, muscadelle, chenin blanc, y semillon, son las más utilizadas, pero tambien usan Shiraz, para producir uno de los más raros espumantes, un tinto. Para sus espumosos usan los métodos, “Tradicional”, “Transfer”, y “Charmat”.

VENEZUELA
Con el método Tradicional (“Champenoise”), y principalmente con uvas Chenin Blanc, Macabeo, Malvoisie y Syrah, son producidos los espumantes de esta región.

Entre otros muchos países que producen espumosos están, Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Inglaterra, México, Nueva Zelanda, Rusia, Portugal, Uruguay, etc.

MARIDAJE
Los espumosos, son uno de los vinos más versátiles del mundo, en lo que acompañar la comida se refiere, va bien con casi todo, va muy bien con pescados y mariscos, es el maridaje clásico de comidas muy saladas, va de la mano aves de cualquier tipo, se acomoda mejor a salsas suaves, pero puede acompañar algunas fuertes, y con los postres, en especial los “Demisec”, ni hablar, es perfecto con casi todos los dulces, incluso el chocolate, va de maravilla con las frutas, y es especialmente compañero de las fresas. Son excelentes en cócteles, uno de los más famosos, con jugo de naranja, el “Orange Blossom” o “Mimosa”, sin olvidar el “Pato Frío” cuya mezcla incluye fresas.
Aparte, los Espumantes son buenos a toda hora, pueden acompañarnos en un Brunch mañanero, en un sustancioso almuerzo o en una elegante cena.

La producción de espumosos a lo ancho de todo el mundo, y la introducción de nuevos procesos de producción, han contribuido a socializar la oferta de este tipo de vinos, ofreciendo precios mas solidarios con nuestros bolsillos, a conciencia de una pequeño sacrificio en la calidad.

(Publicado en "Valencia Económica" en julio 2008)

1 comentario:

CHEF57 dijo...

Detallado su articulo muy interesante y didactico. Gracias por sus excelentes articulos y compartir sus saberes al respecto.