sábado, 2 de agosto de 2008

MI PRIMERA BODEGA DE VINOS


Introducción
Cuando nos decidimos a armar nuestra primera bodega de vino, nos asaltan muchas preguntas, ¿Qué comprar?, ¿Donde almacenar?, ¿Por donde comienzo?. Teniendo en cuenta que el vino es un ente vivo, que requiere de ciertos cuidados mínimos, para que no se dañe, debemos comenzar por elegir el lugar donde almacenaremos el vino. Después veremos que comprar.

Almacenaje
El almacenaje del vino es el factor más importante, a tener en cuanta, cuando nos decidimos a formar nuestra primera Bodega. Y para que este resulte adecuado debemos tener en cuanta los siguientes factores:
Temperatura: el vino evoluciona y se mantiene bien, si es guardado a temperaturas ideales, y se puede dañar irreversiblemente con temperaturas excesivamente altas o bajas, por lo tanto la guarda de los vinos debe hacerse en condiciones de temperatura óptima, en nuestros países, tropicales, nuestro principal problema es que las altas temperaturas, nos obligan a atemperar el sitio donde guardaremos nuestros vinos. La temperatura de guarda ideal de los vinos deberá estar alrededor de los 14 grados centígrados, definitivamente por debajo de los 18 grados y a no menos de 10 grados. En países de Europa, es común encontrar bodegas subterráneas, que normalmente son frescas de manera natural.
Humedad: este factor afecta principalmente los corchos naturales, si la humedad es muy baja, el corcho tiende a resecarse, y si pierde elasticidad y deja entrar aire, el vino se dañará rápidamente, así mismo el exceso de humedad, promoverá el crecimiento de hongos que pueden afectar el corcho y a su vez el vino. La humedad relativa de la bodega debe permanecer por encima del 70%, en el trópico, casi todo el año se cumple con esta premisa, sin embargo, si nuestro sitio de almacenaje tiene la temperatura acondicionada artificialmente, debemos cuidar que esta no baje, pues es normal que la humedad baje mucho con este tipo de aparatos. También debemos tener en cuenta que una humedad por encima del 90% puede ayudar el crecimiento de hongos indeseables.
Olores: El lugar de guarda debe estar libre de olores fuertes, tales como, insecticidas, combustibles, detergentes, etc, que eventualmente pudieran transferirse al vino.
Luz Solar: Enemigo número uno del vino, el vino debe descansar en un lugar oscuro, donde nunca llegue la luz directa del sol.
Vibraciones: debemos cuidar que no haya fuentes de vibración, cercanas a los vinos, tales como, motores, etc.

Hay unos refrigeradores especialmente diseñados para mantener el vino, con controles adecuados de temperatura y humedad, si puede adquirir uno de estos, es la solución más sencilla y económica disponible. Vienen en varios modelos con capacidad desde 4 botellas, hasta cientos de botellas, lo que considero mínimo ideal está alrededor de 20 botellas.

¿Qué comprar?
Nuestra primera compra debería estar motivada a adquirir una buena variedad de Tipos de vino, por ejemplo, Blancos, Espumantes, Rosados, Tintos y Fortificados, así mismo, deberá tener representados una buena cantidad de países productores, como pueden ser, Francia, Italia, España, Portugal, Chile, Argentina, Venezuela y Sudáfrica, por último, deberíamos incluir una buena variedad de cepas, de esta forma, vamos a tener la oportunidad de poder degustar diferentes vinos y comenzar a formar nuestro propio criterio respecto a las preferencias propias de cada quien. Aparte debemos iniciarnos con vinos sencillos, para ir afinando nuestro paladar y de allí seguir al ritmo de cada quien, hacia la búsqueda de nuevos sabores y calidades que satisfagan nuestros gustos particulares. Basados en estos cuatro principios, y tomando en cuenta la relación precio/valor de los vinos, mi sugerencia es la siguiente:

Blancos (En general deben ser vinos preferiblemente jóvenes):
Calvet Reserve (Francés).
Vinho Verde, Lagosta (Portugués).
Out of Africa, Sauvignon Blanc (Sudafricano).
Santa Rita Reserva Sauvignon Blanc (Chileno).
Casillero del Diablo Chardonay (Chileno).
Etchart Río de Plata Torrontes (Argentino).

Espumantes:
Prosecco (Italiano).
Freixenet, Carta Nevada, Cava (España).
Chandon, Brut (Argentino).
Pomar Brut Rose (Venezolano).

Rosado:
Frontera Merlot Rose (Chileno).

Tintos:
Beaujolais Village (Francés).
Chianti (Italiano).
Casillero del Diablo, Cabernet Sauvignon, 2005 (Chileno).
Castillo de Molina Carmenere (Chileno).
Don Nicanor Nieto Senetiner, Mendoza (Argentino).
Terrazas de los Andes Malbec (Argentino).
Viña Altagracia, Carora (Venezolano).

Fortificados:
Fino, Elegante, Jerez (Español).
Porto Tawny, Barros (Portugués).

Debe tener en cuenta que es probable que no consigan todos los vinos en un mismo establecimiento comercial, o que algún producto no se consiga en ninguna parte, o que ya haya experimentado alguno de estos vinos y no sean de su agrado, aventúrense a preguntar y a reemplazar cualquier sugerencia por un sustituto y disfrute probando nuevas alternativas, total, el fin último, es el placer que el vino nos produce. Salud.

2 comentarios:

FranFelt dijo...

Juan Carlos,

Gracias por la invitación que me has hecho a través de Facebook.

Este post es una verdadera joya. Lo pienso utilizar como guia y complemento a mis conocimientos sobre el Arte del vino. Me encanta tu página, si no te visité antes fué por no saber de su existencia.
Desde ya te colocaré en mi blog como referencia acertada.


Saludos y felicidades

Francisca Feltrer

FranFelt dijo...

Juan Carlos, que lastima que no aparezcan los comentarios en tu blog.

Saludos