domingo, 9 de noviembre de 2008

RESEÑA. El Legado de Robert Mondavi en Chile



NOCHES DE CATA
Quinta La Victoria

Los lujosos salones de Quinta La Victoria, abrieron sus puertas para recibir a más de 30 enófilos, que ávidos de conocimientos y experiencias, se reunieron en un ambiente relajado, grato y ameno, y departieron para degustar los vinos de Arboleda, magistralmente acompañados por la alta gastronomía del Restaurante Paladar.

Robert Mondavi fue un visionario del Mundo del Vino, que sin duda fue un factor determinante en el moldeado de la cultura vinífera en California, el Nuevo Mundo y en todo el planeta.

Así comenzó esta interesante cata, que nos llevó de la mano a conocer un poco a Robert Mondavi, su visión de negocios y su proyección mas allá de su base de operaciones en Napa, California, para alcanzar tierras tan lejanas como Italia, Australia y Chile.

Los Amantes del Vino fueron recibidos con una copa de Espumante de Nieto Senetiner, Extra Brut, cortesía de Pedalco, al igual que el resto de los vinos, quienes son los distribuidores de los vinos Arboleda, los cuales fueron la vedette de la noche.

Después de escuchar la breve charla de parte de Juan Carlos Ortega, se procedió a catar el primer vino de la noche, Arboleda Sauvignon Blanc 2007, vino cristalino de color amarillo claro, con aromas, que los participantes describieron como, cítricos, pimentón verde, grama, y algunas notas vegetales. En boca armonioso, sin arístas, muy bien balanceado, sorprendiendo a la concurrencia por su suavidad a pesar de su contenido de 13,5 grados de alcohol. Este vino fue maridado exquisitamente con, Soufflé crocante de jojoto, coronado con rosas de salmón ahumado sobre espejo de queso de cabra.

A continuación degustamos el Arboleda Cabernet Sauvignon 2004, a la vista rojo rubí de intensidad media, en nariz muy agradable, pleno, se percibieron aromas a frutos rojos, madera y cuero, en boca, perfectamente equilibrado, elegante y persistente, acompañado con, Adecuación de provoletta napolitana coronado con centro de lomito al grill, que iban uno al otro de la mano.

Cerramos el evento con un delicioso postre, Creppe rellena de compota de manzana y queso brie en almíbar de pétalos de rosa, que fue armonizado con un espumante Nieto Senetiner, esta vez, Brut Nature.

Una noche inolvidable.